lunes, 3 de noviembre de 2008

II. Folio 10 - Sobre la flacura y la hermosura (agosto 2008)

Pr.
La mujer todavía espera que Ramón la mire y se de cuenta
Mírame y date cuenta, dice a veces.

1.
En estos días pobres
secos, de palabras torcidas,
las imágenes negras viajan en mi aire
como dedos por un bolsillo roto.

Y yo te espero, siniestra
y tú me miras, foto, y te tengo miedo.

2.
Lo que más me gusta de estar flaca
es que escribo muy rápido
y junto a mí la letra se ve elegante.

3.
Lo que más me gusta de estar flaca
es mirarme en el reflejo de la TV y desaparecer.


4.
Y yo me escribo en la cara la palabra cárcel
sin saber mucho por qué,
y la tinta se me desparrama a las comisuras,
a los lados de los labios,
por las cañerías que mi piel dibuja sobre sí misma.

(inconcluso)

2 investigadores:

Supermariscow dijo...

Lo más bacán de ser flaco (no es que yo lo sea, claro), a mi parecer, es que llega un momento en el cual la gente no percibe tu presencia, tal como dice acá D:

Pero depende, eso te trae un poco de desgracia y olvido.

chan. terriblemente emo.

Antonio Alfonso Jiménez dijo...

Qué bonito y qué terrible. El fragmento de la elegancia junto a la letra, genial. Qué original. Que que que que....

Que me ha gustado y punto, no te tengo que convencer. ¿No?